La máquina tardó en ponerse en marcha ante Ivashka

52

Con muchos errores no forzados, pero con la garra de siempre, Nadal sacó adelante un partido complicado: fue en tres sets y sirvió como una atención para el futuro.

A veces para ganar hay que saber sufrir y un gran campeón sabe que se construye desde los errores y a partir de las adversidades. En ese sentido, Rafael Nadal tuvo que trabajar más de lo esperado para derrotar al bielorruso Ilya Ivashka por 3-6, 6-2 y 6-4 en la segunda ronda del ATP 500 de Barcelona.

11 veces campeón, la pista principal del torneo lleva su nombre y la superficie es el polvo de ladrillo. En efecto, podría decirse que Nadal se siente como en el patio de su casa cuando juega el Conde de Godó. Incluso parece casi irreal imaginar una caída suya. Sin embargo, pasó momentos de zozobras contra el actual 111 del mundo, que hasta se animó por momentos a disputarle el encuentro de igual a igual y que llegó a lastimarlo con las derechas paralelas sobre el drive de su rival.

Es que las condiciones del día no ayudaron al español. La constante lluvia que cayó en la noche anterior, sumado a la alta humedad y a una baja temperatura, generó una pelota menos viva y sin tanto pique, situación que perjudicó a Rafa y benefició a un tenista que le pega muy duro a la bola cada vez que logra impactar bien parado. A su vez, el servicio no parecía causar daño en la vereda de enfrente. Tanto es así que Ivashka le rompió el saque en dos de las tres oportunidades que se le presentaron durante la primera manga y la confianza de Rafa se fue disminuyendo poco a poco en ese período del cotejo. Había mucha tensión y no parecía poder disimularlo.

De todos modos, sacó a relucir su chapa de mejor jugador de la historia en arcilla, desplegó su típica garra para pelear cada punto, apretó el puño, no bajó los brazos, varió los ritmos de los puntos y revirtió el marcador. Más allá de eso, estuvo muy lejos de desplegar su mejor versión. Y a pesar del éxito conseguido, volvió a ceder un set contra un tenista fuera del top100 tras ocho años. Lo que sí y al igual que la caída contra Andrey Rublev en el Masters 1000 de Montecarlo debe servirle como una señal de advertencia porque frente a un jugador de mayor jerarquía todo puede derivar en un resultado diferente.

Debut superado para Rafa, que ganó su 96° partido frente a un qualifier y que irá en los octavos de final frente al ganador del duelo entre el chileno Cristian Garín (sería el primer enfrentamiento entre ambos) y el japonés Kei Nishikori (11-2 en el historial).

Fuente: http://www.puntodebreak.com/2021/04/21/maquina-tardo-ponerse-marcha-ivashka

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.