Humbert: de su amor por el piano a la dificultad de ganarle a Nadal en arcilla

39

El francés concedió una entrevista reveladora: sus inicios lejos de la familia y cómo la música es una parte tan importante de su vida.

Ugo Humbert es uno de los mejores tenistas franceses en la actualidad. Con Tsonga transitando sus últimos días en la élite, con Paire perdido entre actos de indisciplina y sanciones y con Gasquet y Monfils batallando contra las lesiones, el joven de 22 años es la principal esperanza de una de las federaciones más pudientes de todo el mundo del tenis. De hecho, sus dos títulos (Auckland y Amberes, ambos en 2020) ilusionan a toda la nación. No obstante, no se conforma con lo conseguido hasta el momento y sueña con seguir tachando objetivos de su lista de pendientes. Y uno de ellos es poder consagrarse en tierra batida. “Creo que es posible. Tengo dos títulos en pistas duras, pero nunca jugué en arcilla. No es la superficie que prefiero, pero el año pasado disfruté de mis partidos. Me siento bien y sé que hay posibilidades”, explicó en una entrevista concedida al sitio Bolamarela mientras participa del ATP 250 de Estoril.

“Es la primera vez que vengo a Estoril. Me gustan mucho las condiciones. Ya estamos acostumbrados a estar en las burbujas sanitarias y estoy en un buen momento personal”, señaló quien debutó con un trabajado triunfo ante Marco Cecchinato en la segunda vuelta del certamen. En cuartos de final irá frente a Alejandro Davidovich Fokina.

Más allá de su excelente actualidad que lo tiene como el 31 del ranking mundial, su infancia no fue sencilla dado que a los 12 años decidió irse de su casa para dedicarse de lleno al deporte. “Fui a Poitiers a las instalaciones de la Federación y estuve hasta los 16 años. Mis padres me dejaron elegir entre irme de casa o quedarme. La elección fue sencilla porque tenía muchas ganas de jugar al tenis. Sin embargo, se fue complicando todo porque lesioné durante dos años, no pude jugar y me quedé en la habitación. Aprendí mucho de esa experiencia”, detalló. En efecto, la contención de su círculo íntimo es fundamental en cada paso que da. De hecho, la madre llegó a oficiar de acompañante en el período en el que se encontró sin entrenador. “Tengo una relación muy fuerte con ella. Después del US Open del año pasado me quedé sin entrenador y fue ella quien me acompañó durante casi un mes y medio. No sabe mucho de tenis, pero para mí es importante tenerla a mi lado porque es una persona muy positiva y me da mucha energía”, sostuvo.

Finalmente, Humbert contó su otra pasión fuera del tenis: el piano. “Empecé a los 5 años por deseo de mis padres de que estudiara música. Actualmente es una parte muy importante de mi vida. En cualquier torneo en el que participo si hay uno en el hotel trato de tocar allí.

¿Qué es más difícil: ganarle a Rafael Nadal en polvo de ladrillo o tocar una pieza de Beethoven?

Tocar el piano es más difícil que jugar al tenis, pero ganarle a Nadal en esta superficie es mucho más complicado.

Fuente: http://www.puntodebreak.com/2021/04/28/humbert-amor-piano-dificultad-ganarle-nadal-arcilla

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.