“Hoy he vuelto a amar el tenis”

56

Se puede decir más alto, pero no más claro. La grada de Madrid llevó en volandas a Benoit Paire a su segunda victoria del año… y quiere mucho más.

El nombre de Benoit Paire ha salido en todos los periódicos a lo largo de los últimos meses. No por los motivos adecuados, precisamente. Siempre supimos de su faceta de ‘bad boy’, de su tremenda capacidad para desconectar de partidos y pasar por la pista como al que ni le va ni le viene el asunto. A veces, sin embargo, preferíamos quedarnos con su virtuosismo, su facilidad natural para trazar reveses de ensueño, su capacidad de sorprender y levantar del asiento a los espectadores. Dolía que en estos últimos cuatro meses solo viésemos al primer Paire.

Hoy, por primera vez en mucho tiempo, vimos al Benoit comprometido. Ese Benoit que sabe que si comete un error no forzado, lo que toca es arremangarse y prepararse para el siguiente punto. El que corre todo tipo de bolas; el que es consciente de sus deficiencias, pero trabaja para taparlas y mostrar sus virtudes. Es cierto que es solo una primera ronda, es cierto que su rival fue otro sujeto dado a la irregularidad (Basilashvili)… pero ganar es lo único que importa. Paire lo sabe, y puede que este triunfo sea más importante para él de lo que parece.

“Estar en Madrid con un ambiente de Copa Davis, con todos los franceses apoyándome desde el principio hasta el final, hace que vuelva a amar el tenis. Por todo esto yo juego a este deporte, me llena el corazón. Para mí, lo de hoy es una especie de inicio de temporada”. Tardó en llegar: los torneos sin público vaciaron su tanque de motivación hasta que el tenis se convirtió en una mera rutina. Ello tuvo repercusiones: la Federación Francesa de Tenis le prohibió disputar los Juegos Olímpicos de Tokio, una cita marcada en el calendario de los tenistas.

Parece ser que Paire encontró en las Maldivas la pretemporada que necesitaba. Allí marchó con su novia, ambos solos en la inmensidad del océano. Un lugar perfecto para recargar pilas y hacer un reset mental que quiere ser la salvación de su tenis. “Me siento mucho mejor ahora, después de mis vacaciones. Mentalmente estoy bastante fresco. No tengo que matarme físicamente en los entrenamientos para jugar bien. Estuve diez días sin hacer nada de físico, no hice nada, ni toqué la raqueta. Solo hice cinco minutos de paddleboarding con mi novia, pero se cayó y tuvimos que cortar. Este parón fue justo lo que necesitaba”.

No fue, eso sí, un partido brillante. Quizás por eso la victoria se vuelve más relevante: sobre tierra batida, sabiendo sufrir y mostrando jerarquía para cerrar el partido. Recobrando esa sensación de ser competitivo hasta el último minuto. “Lo que funcionó muy bien hoy fue mi saque. Solamente cuando saqué para partido me puse algo nervioso, pero funcionó muy bien. Lo más importante fue mi cabeza. Cuando mentalmente estoy listo para jugar y soy capaz de centrarme en mi tenis, todo es totalmente distinto. Cuando juegas delante de público, todo cambia. Por eso sentí que lo de hoy fue un partido de Copa Davis.

Eso es lo único que voy a recordar de hoy, porque a nivel de tenis no fue mi mejor partido, pero tengo muy claro que viví un momento increíble, con mucho apoyo de la grada francesa. Honestamente, puede que se convierta en uno de los mejores recuerdos de mi carrera: los franceses saben que no estoy en mi mejor forma, que no estoy jugando mi mejor tenis, que mentalmente todo está siendo complicado para mí, pero aún así la gente viene a la grada a verme y a apoyarme, y eso me encanta”.

Un partido complicado ante Tsitsipas

El próximo desafío es realmente de altura. Es el hombre de moda del circuito, la consolidación de una estrella en el firmamento tenístico… pero esta vez, Benoit no teme a Stefanos Tsitsipas. El motivo es claro: ahora sí llega preparado para dar batalla. “Me enfrenté a Stefanos en Acapulco, pero no fui capaz de jugar un partido normal. Mentalmente no estaba preparado. Mañana creo que será un buen partido. Sé que va a ser un partido muy duro, eso seguro, pero creo que tengo posibilidades ganar”.

Un último mensaje dedicado a los aficionados

Sí, a todos esos que se han dedicado a criticar el comportamiento y la dejadez de Paire. Lo han hecho con argumentos, merecidamente, pero aún así el tenista galo aprovechó la oportunidad para defenderse y tratar de hacer ver que ni mucho menos él se sentía cómodo en su propia piel. “Sé que mucha gente me ha criticado y realmente quería enseñarles que pueden callarse. Para mí no es nada fácil perder cada semana, viajar de país a país y perder siempre, sentirme mal.. pero sé jugar al tenis. Es una especie de aviso, una manera de mostrar que la bestia quiere despertar. No seré yo quien no le de la bienvenida al circuito: si desde el respeto recupera su nivel, la ATP vuelve a tener a un activo valioso. Mañana toca refrendarlo ante Tsitsipas.

Fuente: http://www.puntodebreak.com/2021/05/04/hoy-he-vuelto-amar-tenis

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.