La rodilla y la superficie, un problema para Federer y Nadal

31

Dependiendo si juegan en tierra batida o en hierba, Roger y Rafa sufrirán más en sus rodillas debido a la lesión que tiene cada uno.

Tras el debut en tierra el otro día de Roger Federer, leímos comentarios de personas que todavía no tenían claro por qué al suizo le afecta un poco más jugar sobre tierra batida para su problema en las rodillas y lo comparaban con Rafa Nadal, que tampoco entendían por qué a uno le molestaba la tierra y al otro la hierba. Cada lesión es un mundo distinto y en el caso de Roger y Rafa, sus lesiones son totalmente diferentes y cada uno sufre más en una superficie u otra. Explicamos la diferencia entre los dos.

El por qué a Federer le afecta más a su rodilla la tierra batida y a Nadal la hierba

En el caso de Rafa Nadal, su problema viene de muchos años atrás. Ponerse unas plantillas personalizadas para arreglar el tema de la pisada, le hizo trastocar sus rodillas. Con el paso de los años, sus tendones rotulianos y cuadricipitales empezaron a sufrir más y más y se le creó una enfermedad degenerativa en ellos. Alternando épocas con más o menos dolor, Rafa ha sabido convivir con las molestias en sus rodillas y las tendinitis que le han hecho perderse multitud de grandes torneos.

La hierba, especialmente, es la superficie que peor le viene a sus rodillas ya que al jugarse con unos apoyos totalmente distintos, eso incide especialmente en sus rodillas. Al tener que jugar más flexionado y a una altura de pelota más baja que de costumbre por el bote más bajo en la hierba, esa flexión hace que sus tendones se vean mas exigidos, de ahí que sea la superficie donde más pueda llegar a sufrir si no se encuentra muy fuerte de piernas.

En cambio, el problema de Roger Federer en sus rodillas se originó en 2016, cuando se desgarró el menisco izquierdo bañando a sus gemelas. Pierre Paganini, su preparador físico, explicó aquel año que en tierra batida, con los deslizamientos, se produce una inestabilidad en la articulación de la rodilla y que esa vibración existente le molestaba especialmente al suizo.

Mientras que, en otras superficies, Roger podía moverse sin problemas por su particular forma de desplazarse por la pista (casi sin grandes saltos ni aterrizajes bruscos), en tierra, su rodilla sufría con los deslizamientos. Ese problema en el menisco izquierdo lo dejó atrás en 2019, pero su menisco derecho le hizo tener que pasar dos veces por el quirófano en 2020.

Aunque él no lo ha confirmado, quizá jugar en tierra todavía no le venga del todo bien a su rodilla derecha, al ser tan reciente la lesión, pero queriendo llegar con ritmo de competición a Wimbledon, quizá eso le haya visto obligado a tomar la decisión de acudir a Roland Garros, aún sabiendo que probablemente apenas pueda ganar un par de partidos.

Fuente: http://www.puntodebreak.com/2021/05/20/rodilla-superficie-problema-federer-nadal

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.