¿Qué le sucede al Peque Schwartzman?

43

El argentino cayó en su debut en cuatro de los cinco torneos que jugó en esta gira de arcilla y preocupa su bajo nivel. El tenis no aparece y la confianza se desploma.

Diego Schwartzman ingresó el 26 de febrero de 2018 por primera vez en su carrera al top20 del ranking internacional. Si bien estuvo un período entre febrero y finales de agosto de 2019 fuera de esa posición de privilegio, desde entonces no salió más de ese lugar. Es que si hay una virtud que caracteriza al argentino es la consistencia: puede sufrir algún pequeño bache, con uno o dos torneos con malos resultados, pero una vez que recupera la confianza regresa a ese nivel que lo llevó a meterse en las instancias finales de los campeonatos más importantes del planeta.

Sin embargo, 2021 suena con un ritmo diferente. Esta vez no sólo se le está complicando ganar los partidos, sino que cuenta con un inconveniente mayor: la falta de claridad dentro de la cancha. Para colmo, con su derrota ante Richard Gasquet en la segunda ronda del ATP 250 de Lyon, donde partía como el tercer favorito a quedarse con el título, el Peque acumuló una nueva señal de alarma. Justo en la previa de Roland Garros, evento en el que debe defender las semifinales de 2020. En efecto, el final del pozo no parece llegar. De hecho, cuando uno cree que tocó fondo, las últimas semanas confirman que la situación se está agravando un poco más. Y el detalle -no menor- a considerar y que aún eleva la preocupación es que sus flojos rendimientos suceden sobre tierra batida, su superficie preferida. Tanto es así que se despidió en su primer partido en cinco de los últimos siete certámenes en los que participó (cinco en arcilla). Sólo en el Masters 1000 de Miami (tercera ronda contra Sebastian Korda) y en el ATP 500 de Barcelona logró recuperar el sabor del triunfo (llegó a cuartos de final, instancia en la que cedió frente a Pablo Carreño Busta). El resto: debut y despedida en Acapulco, Madrid, Montecarlo, Roma y el ya mencionado Lyon.

La consagración en Buenos Aires pronosticaban otro año soñado para Schwartzman: se impuso con contundencia, no cedió sets y sacó a relucir la chapa de top10 en su casa, frente a su público y en un estadio en el que siempre soñó ganar. No obstante, la curva fue descendente. Ahora bien, el actual 10 del mundo ya demostró en sobradas ocasiones su capacidad para levantarse ante la adversidad. Sabe que hay que trabajar más duro que el día anterior y así lo hace cada día cuando realiza un doble turno físico y tenístico. “A seguir… todos los días hay una nueva oportunidad”, escribió en su cuenta de Instagram en su último posteo antes de arribar a la ciudad francesa.

Como en toda su vida, el jugador de 28 años supo lidiar con todo tipo de dificultades: desde el día que le dijeron a sus padres que no iba a convertirse en profesional por “ser petiso” (mide 1,70 metros) hasta las veces en las que pronosticaron que ya había tocado su techo. Por el momento, la pelota está yendo hacia afuera. No obstante, no hay dudas de que seguirá luchando para que esos errores se conviertan en un tiro ganador en el próximo torneo.

Fuente: http://www.puntodebreak.com/2021/05/20/le-sucede-peque-schwartzman

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.