en

Sebastian Korda, a por un torneo muy especial

Inspirado por el éxito de su hermana, Nelly, en los Juegos Olímpicos, el estadounidense quiere brillar en casa y conseguir sus primeros triunfos en Nueva York.

En apenas cuestión de un año, la vida ha cambiado mucho para Sebastian Korda. Hace solo una temporada, mientras el mundo aún se recuperaba de los devastadores efectos de la pandemia y el tenis volvía a un ritmo lento, el tenista estadounidense se encontraba fuera del top-200. Era el #205 del mundo y, a pesar de las altas expectativas puestas sobre sus hombros, era imposible que aquel imberbe joven conociese la presión. Fuera del circuito Challenger, el apellido Korda aún se unía, sin pensar, con el nombre de su padre, Petr… e incluso el de sus hermanas.

Nelly y Jessica son una parte indispensable para la motivación e inspiración que ha llevado a Korda a escalar casi 200 posiciones en cuestión de un año. Seb dejó uno de los mejores duelos de primera ronda en 2020 ante Denis Shapovalov, sin rechazar el cuerpo a cuerpo desde el fondo de la pista ante el canadiense (que acabó llegando a cuartos de final), mostrando al mundo de lo que era capaz. Mientras sus hermanas brillaban en el campo de golf, Korda utilizó esa buena actuación en Flushing Meadows como rampa de salida de una ruta con un único objetivo: la élite del tenis mundial. Cada vez está más cerca de conseguirlo.

Desde entonces no ha parado de ganar. A nivel Challenger, a nivel ATP (a la segunda fue la vencida: tras perder la final de Delray Beach, acabaría conquistando el título en Parma, un 250 previo a Roland Garros) y con su primera incursión en una segunda semana de Grand Slam en Wimbledon. Se marchó de vacío de Londres tras una derrota que a buen seguro le servirá de mucho y se habrá convertido en un aprendizaje brutal, si bien es difícil aliviar la decepción tras caer por 10-8 en el quinto set, justo a las puertas de unos cuartos de final en SW19.

Sin embargo, llega la oportunidad de la redención y, por qué no, de firmar su primer gran torneo. Hay motivos que invitan al optimismo: la motivación extra que supondrá disputar por primera vez un Us Open con las gradas absolutamente llenas (y no solo eso: la capacidad de Korda de mantener esa poker face en momentos de presión, de dar la impresión que el ruido del público no importe ni para bien ni para mal), la situación de inestabilidad del circuito ATP, que permite que varios actores sorpresa aparezcan en rondas finales y, por supuesto, el bagaje que acumula en lo que está siendo una temporada llena de éxitos.

Tampoco el kilometraje será un problema, puesto que Sebastian no se ha desgastado demasiado en los torneos previos, si bien ha caído ante rivales que por ranking son superiores a él. Sinner le ajustició en Washington y Tsitsipas hizo lo propio en Cincinnati (en un duelo, eso sí, más parejo de lo que parece: cayó por 6-7 y 3-6, pero estuvo minibreak arriba en el tie-break del primer set hasta en dos ocasiones), tenistas en la terna de los favoritos más allá de Djokovic, de los cuales ya ha podido extraer conclusiones y analizar. Una curva de aprendizaje muy rápida en un circuito ATP que no ha vivido al máximo hasta este año 2021.

La inspiración de una medalla de oro en los Juegos Olímpicos

Sí, están leyendo bien. El apellido Korda conquistó una medalla en Tokio, si bien lejos del Ariake Tennis Park. Fue su hermana, Nelly, quien se llevó el primer puesto tras un apasionante día final de golf que ha motivado e inspirado a Sebastian, quien reconoció llamarle horas después visiblemente emocionado: “Fue una locura. Estaba viéndolo en Washington DC junto a mi novia, ya era medianoche y tenía que jugar un partido de dobles al día siguiente. Me fui a la cama y a los 30 minutos ya me había despertado porque iban a reanudar la competición (se había suspendido por lluvia), me levanté justo a tiempo. Siempre supe que tenía ese gen ganador en ella y sé cómo se comporta en momentos de máxima tensión. Sé que siempre prevalece frente a cualquier obstáculo que pueda surgir”.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de las otras piezas clave de su entorno: su madre, probablemente su mayor inspiración para jugar a este deporte; su padre, con un legado brutal que sirve como inspiración, e incluso Andre Agassi, un mentor y guía francamente difícil de igualar. Todos ellos tendrán sus miradas puestas en Korda cuando se enciendan las luces de Flushing Meadows. ¿Será este el momento de que un estadounidense vuelve a pegar un gran zarpazo en la Gran Manzana?

Fuente: http://www.puntodebreak.com/2021/08/25/sebastian-korda-torneo-especial

¿Qué piensas?

Written by pro-tennis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

El coaching y los toilet breaks en el tenis: ¿una puerta hacia las trampas?

Murray: “Es decepcionante caer de esta manera”